La protección es muy importante en todos los inmuebles y contar con un sistema de seguridad es un gran paso. Actualmente existen muchos dispositivos de alarmas que tienen diferentes funciones y protegen diversos puntos de las estancias. Uno de los elementos principales son los detectores.

Hay muchos tipos de estos dispositivos que funcionan a través de sensores, como los de movimiento o los de apertura. Según las características del establecimiento a proteger es necesario uno de ellos o ambos. Además, los detectores de movimiento pueden ser tanto interiores como exteriores, para que, en este último caso, se puedan proteger las zonas al exterior de la vivienda o negocio. El precio, entonces, variará dependiendo de la protección necesaria en el inmueble y las caracerísticas del mismo.

Por un lado, los detectores de movimiento son imprescindibles en los sistemas de seguridad y funcionan a través de sensores infrarrojos que, al detectar alguna actividad no deseada, dan un salto de alarma. Por otro lado, los detectores de apertura son dispositivos muy útiles, ya que se trata de sensores magnéticos que son sensibles a los golpes y las vibraciones. De manera que pueden detectar la apertura de una puerta, ventana o escaparate y a su vez activar un salto de alarma cuando se abre o se manipula alguno de estos accesos protegidos por la alarma. Este dispositivo supone una gran ayuda ya que permite detectar al intruso incluso antes de que entre en la vivienda o el negocio.

Su funcionamiento es muy sencillo. El detector tiene dos piezas: una de ellas se coloca en el marco de la puerta o ventana y la otra en la hoja o pieza abatible de la misma. Por lo que, de esta manera entre ambos elementos se forma un campo magnético que, al interrumpirse por una rotura, por haberse forzado o simplemente por una vibración de las piezas, se activa la alarma y desde la Central Receptora de Alarmas se activa el protocolo de seguridad. Una vez que llega el aviso a la CRA, en menos de medio minuto es atendida, se verifica el salto y se avisa a los cuerpos de seguridad que correspondan: policía, bomberos, ambulancia, etc.

Una de las ventajas con las que cuenta el sensor de apertura es su sencilla y limpia instalación, con un tornillo o cinta adhesiva se puede tener el dispositivo activo para captar cualquier vibración. Por otro lado, tiene una batería de larga duración, que permite no estar continuamente preocupándose del funcionamiento del sensor.

Entre las características que deben tener los detectores se encuentran las siguientes:

  • Comunicación bidireccional mediante radiofrecuencia
  • LED incorporado para indicar apertura y cierre de puertas y ventanas
  • Detección dual: localiza golpes y ataques continuados
  • Batería de larga duración
  • Filtro avanzado de vibraciones ambientales para evitar falsas alarmas
  • Detector tamper para evitar sabotajes en las dos piezas del dispositivo
  • Comunicación codificada (con más de 4 billones de combinaciones)

Actualmente, hay muchos proveedores de seguridad en el mercado y es importante saber elegir el que ofrezca mejores prestaciones y precios, así como dispositivos y tecnología. Los dispositivos en los que confía más gente son las alarmas de Securitas Direct. Todos sus dispositivos cuentan con la última tecnología, incluyendo los detectores, que utilizan la tecnología Shocksensor. Además, estos dispositivos disponen de un indicador totalmente visual que, asignando colores a las personas que tienen acceso a la gestión de la alarma, informa de la apertura y cierre de cualquier punto de acceso protegidos el sensor socksensor.

Otras compañías de seguridad son Tyco o Prosegur, que ofrecen otras prestaciones, pero la mejor relación calidad-precio del mercado la tiene actualmente Securitas Direct.