En España están operativos 788 hospitales, con un aforo de 157.655 camas instaladas, según datos del informe Catálogo de Hospitales Nacionales 2017, publicado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Por tamaño, el 72% de los hospitales tiene menos de 200 camas, el 18% entre 200 y 500 camas y el 10% restante, 501 y más camas instaladas. Todas las comunidades autónomas disponen, al menos, de un hospital de 501 y más camas, si bien el 47% de los grandes hospitales se concentra en las tres comunidades más pobladas: Andalucía (14), Madrid (12) y Cataluña (11). De estas cifras se deduce la importancia que tiene garantizar la seguridad en los hospitales, no solo de los enfermos, si no, también, de los empleados y, por supuesto, del material y sus instalaciones –no en vano, en esos centros hay 5.370 equipos de gran valor, según los datos del informe­–.

Cualquier incidencia en un centro médico puede suponer un desastre en pérdidas económicas por el material que se almacena, las máquinas existentes, etc., pero, sin ninguna duda, lo más importante es garantizar la seguridad de las personas hospitalizadas, familiares y personal médico. Las empresas de seguridad que prestan sus servicios en hospitales son conscientes de esas circunstancias y equipan sus sistemas de alarmas con dispositivos de última generación y a precios competitivos. Así, nos solo instalan cámaras de vídeovigilancia o detectores perimetrales, sino que, también, por ejemplo, equipan sus alarmas con detectores de humo o de inundaciones, por ejemplo.

Los servicios que ofrece un hospital no pueden ser interrumpidos por contratiempos y cualquier otro tipo de incidencia porque puede poner en riesgo la vida de los pacientes. Por lo tanto, lógicamente, los gestores de los hospitales confían los sistemas de seguridad y sus precios en manos de empresas y profesionales de reconocido prestigio. Es conveniente dejarse asesorar por expertos en seguridad a la hora de instalar una alarma y todos los equipos necesarios para obtener una protección integral.

Además de incorporar dispositivos y componentes innovadores, conectados a una Central Receptora de Alarmas como la de Securitas Direct, atendida por empleados experimentados, los sistemas de seguridad de los hospitales deben contemplar en sus precios los servicios de los profesionales de vigilancia.