La okupación es uno de los problemas más graves a los que se tiene que enfrentar un propietario cuando tiene un inmueble vacío durante mucho tiempo. Se estima que solo en Madrid las mafias de okupación se han apropiado de más de un millar de viviendas. En toda España, la cifra puede superar ya las 90.000. Y, tras la okupación, al propietario le espera un laberinto complejo que complica entre burocracias y juzgados: de media, se suele tardar hasta 10 meses lograr que los okupas abandonen la vivienda.

De ahí que la instalación de alarmas sea una solución idónea, por lo que se recomienda informarse sobre los accesorios que debe tener y sus precios.

El procedimiento más habitual de okupación es que bandas o particulares derriben puertas o ventanas para acceder al inmueble. Una vez dentro, cambian la cerradura, labor para la que cuentan normalmente con la colaboración de un cerrajero. Para evitar este problema, los propietarios tienen que valorar qué accesorios de la alarma son los más imprescindibles y cuáles son sus precios para que el sistema de seguridad sea eficaz y no se dispare el precio.

En nuestro país, la Policía puede desalojar una vivienda okupada ilegalmente sin orden judicial siempre y cuando tengan la oportunidad de pillar in fraganti a los okupas entrando o rompiendo la puerta de la vivienda. Por este motivo, desde la Policía se recomienda la colocación de alarmas con vídeocamaras y conexión a una Central Receptora de Alarmas (CRA) como accesorios imprescindibles para proteger un inmueble. Contando con estos dispositivos, cuando un okupa trate de entrar en el domicilio, saltará el aviso a la CRA, desde donde se avisará a la Policía para que actúen como si se tratase de un robo.

La tranquilidad que aporta tener instalada una alarma de seguridad con los accesorios adecuados no tiene precio. Y para que la instalación sea la adecuada, lo mejor es ponerse en manos de profesionales que sepan identificar los puntos débiles del inmueble, como puertas, ventanas, terrazas, jardín, trasteros, etc. y nos ayuden a definir los accesorios que debe tener el sistema de seguridad y el lugar donde deben ser colocados.

El precio no tiene por qué ser un problema, ya que las compañías de seguridad más solventes ofrecen la posibilidad de modular los accesorios necesarios y, también, ajustan su  coste gracias a que permiten el pago en cómodas cuotas mensuales. Una de las principales empresas proveedoras de seguridad que actualmente presenta una de las relaciones calidad-precios más ajustadas del mercado es Securitas Direct, que además ofrece un amplio abanico de posibilidades para elegir el que más convenga según las necesidades concretas de cada inmueble.