Las tiendas son comercios que son muy vulnerables a los robos e intrusiones, ya que la mayoría de ellas están abiertas al público y localizadas generalmente en calles donde transita mucha gente. Es por este motivo que son consideradas que tienen un mayor aumento de robos, suponiendo un 80% de pérdidas.

Acorde con un estudio realizado por la Memoria Social del Seguro Español de UNESPA y Securitas Direct, los negocios en los que se producen más robos son los bares, llegando a ocurrir uno cada 5 minutos y suponiendo un coste para las aseguradoras de 14.000.000€ aproximadamente. En este tipo de negocios, los ladrones acceden por la entrada principal en un 46,3% de los casos, y por el escaparate en un 6,2%, siendo el viernes el día que hay mayor riesgo de intrusión.

En el segundo lugar se encuentran los negocios y tiendas de alimentación, produciéndose cada 10 minutos, y cada 13, aquellos de restauración. Por su parte, las tiendas en las que se producen menos robos son las de textil, calzado y confección con una cifra de 21 minutos aproximadamente. Y sin embargo, los ladrones que cometen robos en estos comercios lo hacen, en un 63,4% de las ocasiones, mediante el acceso por la entrada, mientras que en un 2,9% de los casos lo hacen a través del escaparate. Los días de la semana en los que hay mayor probabilidad de hurto son los lunes y los sábados. Además, con la llegada del verano estos porcentajes aumentan.

Por este motivo, es fundamental contar con sistemas de seguridad que protejan a este tipo de negocios en todo momento. Para ello, se puede hacer mediante la instalación de rejas o de una alarma conectada a una Central Receptora que incluya elementos disuasorios para así, poner en la entrada del inmueble y disuadir al ladrón de entrar en el mismo. Contar con cámaras de videovigilancia también es otra opción, así como instalar un botón SOS en el mostrador de la tienda que permita avisar a la policía sin que el ladrón se entere.

Igualmente, contar con un buen proveedor de seguridad que ofrezca unos buenos servicios y prestaciones es importante. Por ello, antes de instalar un sistema de seguridad es necesario comparar cada empresa de alarmas y qué es lo que ofrece cada una de ellas, así como los precios de los diferentes dispositivos y servicios. Una buena relación calidad-precio es un aspecto indispensable en todo proveedor de seguridad.

Una vez decidido por una, lo siguiente que se debe hacer es un análisis de seguridad en la tienda a proteger. De esta manera, se puede saber cuáles son los puntos débiles de cada una de ellas e instalar los dispositivos necesarios para su seguridad. Por tanto, el precio variará dependiendo de cuantos elementos necesite la tienda y de las características de la misma.

Una de las últimas novedades del mercado en alarmas y que es fundamental para las tiendas es ZeroVision, la última alarma de Securitas Direct. Este dispositivo funciona mediante la expulsión de un aire denso que genera una situación de cero visibilidad en la estancia, impidiendo la visión al ladrón para que la tienda quede protegida hasta que llegue la policía.