Busca ofertas alarmas. Según una información del Heraldo diario de Soria, 8 de cada 10 robos en viviendas suceden en el medio rural. Los robos en las viviendas desocupadas en pequeños pueblos se han convertido en delitos habituales en los últimos años, sobre todo en la provincia de Soria. La despoblación facilita la tarea a los ladrones que ven en la ausencia de habitantes una oportunidad para desvalijar casas, naves y edificios públicos sin ser apenas vistos. Para evitarlo, protege tu casa frente a posibles robos: consulta todas las ofertas alarmas.

Entre enero y septiembre del año pasado se produjeron en la provincia de Soria un total de 96 robos con fuerza en domicilios, lo que significó un incremento del 41,2% en comparación con el mismo periodo del año anterior que se elevaron a 68, según los datos del Ministerio del Interior. Si se tiene en cuenta que en el mismo periodo en la capital se produjeron un total de 20 robos en 2015, los mismos que en 2014, la fuerte subida corresponde toda al medio rural donde 8 de cada diez robos se registraron en casas de los pueblos. No dejes tu casa del pueblo desprotegida al amparo de cualquier malhechor e infórmate de las ofertas alarmas más interesantes. Los sistemas de alarma obtendrán un efecto disuasorio para que tu vivienda no sea objetivo de los ladrones.

Los datos estadísticos coinciden con la percepción social y la alarma que existe entre los vecinos de los pueblos afectados. Todos se sienten desprotegidos porque los ladrones entran y salen de las casas vacías con total impunidad y sienten miedo e inseguridad. Desde la Guardia Civil se apunta a que se trabaja a diario para prevenirlos y esclarecerlos. Hay que destacar que los problemas de despoblación inciden mucho en este tipo de delitos, así que será interesante informarse de todas las ofertas alarmas para proteger tu casa. Desde la Guardia Civil se pide a los vecinos que informen de cualquier cosa o persona sospechosa llamando rápidamente al 062.

El modus operandi es similar en todos los casos. Los ladrones acceden a viviendas que en ese momento se encuentran desocupadas rompiendo las cerraduras de entrada. Una vez en el interior buscan joyas, dinero y objetos de valor. Se trata de hurtos que tienen como resultado pequeños botines. Además de en casas los ladrones acceden a iglesias, centros sociales y naves agrícolas, en estas últimas en busca de maquinaria.