Hoy vuelve a ser noticia el método bumping porque estamos escuchando casi a diario informaciones sobre la utilización de este sistema de robo para entrar en viviendas particulares y empresas de todo tipo. Hay que destacar además que las personas que lo utilizan no dudan en emplear la violencia para conseguir sus objetivos delictivos. Desde el este de Europa, están llegando bandas de delincuentes que han vuelto a reactivar su uso y lo han extendido por el resto del continente. Estos grupos violentos y muy organizados buscan sobre todo, dinero y joyas que sacan del país rápidamente para no ser detectados por la Policía.

Este sistema de apertura de cerraduras surgió en la década de los 70 cuando cerrajeros de Dinamarca la utilizaban para desbloquear los cilindros de las cerraduras de casas y negocios que por cualquier circunstancia no se podían abrir. La técnica consistía en presionar ligeramente la llave con un objeto, haciendo saltar los cilindros, provocando que la cerradura pueda deslizarse libremente, permitiendo así abrirla de manera sencilla. Se utilizaba sobre todo, para realizar la apertura de puertas en casos de pérdida de llaves o en situaciones de emergencia. Pero, por su sencillez y rapidez, hoy el método bumping es una técnica muy habitual en robos, tanto en viviendas como en negocios.

El uso del método bumping para un uso ilícito (como robo) no se presentó hasta algún tiempo después, y se reconoció por primera vez como un problema de seguridad en torno a 2002-2003 cuando en Alemania se emitieron unos reportajes por televisión.

Según los expertos, más del 90% de las cerraduras existentes en el mercado pueden ser abiertas gracias al método bumping. Los ladrones conocen este hecho, por lo tanto, el peligro es importante.

Pero, además, con la difusión de vídeos explicativos de esta técnica por Internet, el peligro ha aumentado ante la posibilidad de que casi cualquier delincuente pueda acceder con facilidad a casi cualquier cerradura mecánica, incluyendo las de puertas de seguridad y acorazadas, sin la necesidad de conocer técnicas de ganzuado. El método bumping está suponiendo un problema para los afectados porque al no dejar señales, ni romper la cerradura las aseguradoras no se hacen responsables al no haber prueba del delito. Ante esta peligrosa situación, las opciones de seguridad más indicadas pasan por la sustitución del sistema tradicional de cilindros mecánicos convencionales por cilindros y cerraduras antibumping o por cilindros electrónicos.